LA PURITO 2016 – SEGUNDA PARTE (David Nieto) 1

Tras el reto en junio decidí tomarme el verano con tranquilidad, disfrutando de la bicicleta sin más ambición que realizar rutas sin sufrir demasiado. Pero como me suele ocurrir y esta vez de la mano de mi hermano, que fue el que me comento lo de “la purito”, me vi entrenando para afrontar esta durísima prueba con el único objetivo de terminarla.

No fue ese mismo día el que mire el perfil sino al cabo de los meses, y me di cuenta donde me había metido, en una marcha de 145km con más de 5000 metros de desnivel. Es decir un sube y baja constante, con la peculiaridad de que para alcanzar ese desnivel en tan poca distancia los puertos son cortos pero con rampas terribles. Entre ellos el temible Collado de la Gallina…

A una semana de la prueba hacemos las maletas y nos dirigimos a Andorra, Jane, mi peque y yo, una vez allí nos juntamos con Pablo y su familia. La semana se pasa volando en el Holiday Inn, compaginando entrenos suaves con turismo y descanso. Reconocemos un poco el recorrido, sobretodo la Rabassa, que nos pareció bastante duro en su inicio.

david-purito2016-1Faltan dos días y bajando con los niños por una escalera me tuerzo el pie y…esguince!!!, no me lo puedo creer, apenas puedo andar y el pie se me inflama. Me digo que es imposible participar, así que me abandono al desánimo, menos mal que entre Jane, mi hermano y mi cuñada Esther ponen los medios y el día de la marcha sorprendentemente apenas me duele.

El sábado recogemos los dorsales, disfrutando de los instantes previos, deseando sufrir sobre las rampas andorranas, y conocer este maravilloso espacio natural. Al día siguiente y tras un buen madrugón, arrancamos hacia Sant Julia de Loria, donde se da inicio a la marcha. El ritmo es elevado hasta el inicio, muy pronto del primer puerto y para mí el segundo más duro, el Collado de Beixalis. Se sube entre centenares de ciclistas, complicando la subida por la estrechez de la carretera, además de las bestiales rampas de hasta el 16%, kilómetros enteros por encima del 10% que hacen que se entre en calor rápido. Intento dosificar pero es imposible con este porcentaje, además no me encuentro bien, con nauseas durante toda la marcha. Coronamos y me lanzo al descenso, realmente peligroso.

El siguiente puerto, el Col de Ordino, para mí el más bello de todos, preciosas vistas. Además el puerto es duro pero suave en comparación al resto. Subo con mucha tranquilidad, queda mucho y hay que dosificar. Corono uno más y me lanzo al descenso. En Andorra me espera Jane para darme avituallamiento y dejar ropa de abrigo. Me dicen que pablo ha llegado 20 minutos antes, y es que esta que se sale el tío. He llegado mucho antes de lo previsto, siempre juego con el cierre de control y me sobran dos horas, así que satisfecho pero por otra parte preocupado por las nauseas que no se me quitan.

david-purito2016-4Llega La Rabassa, y temo a los primeros kilómetros con rampas del 11%. Los afronto con mucha calma, el calor empieza a aparecer. Empiezo a tener síntomas de agotamiento. Aún así realizo la ascensión más o menos según lo previsto. En la cima descanso en el avituallamiento, para afrontar el terrible Collado de la Gallina.

El inicio es brutal, bajada de la Rabassa y sin más subida. No he querido mirar los porcentajes para no dañar mi moral. Sabía que a estas alturas estaría muy cansado. En la subida mantengo conversación con un compañero que me aconseja, paciencia, es la clave, seguimos subiendo, avanzando durante kilómetros, 9%, 10%, etc., pero sin aparecer los 16-17% temibles….cosa que al final aparece de forma frontal y sin reacción…la carretera se estrecha y el horizonte es una pared interminable….finalmente reviento, la respiración se agita y mis pies me arden. Paro, me descalzo y para delante. Paso esta crisis durante unos metros y me subo a la bici.

Los siguientes kilómetros los realizo con la mente en blanco como un autómata. Corono sediento, y cuando voy a reponer agua…no hay!!!!, no queda otra que esperar o bajar a encontrar una fuente, tomo esta segunda opción y me pongo a la cola. Sale de un caño un chorrillo de agua que sabe a gloria.

david-purito2016-2

Me quedan dos puertos, la Comella y El Cortals de Encamp, del que me dicen que es incluso más duro que la Gallina. Asustado no pregunto más, que sea lo que el destino quiera.
En la Comella el calor aprieta de verdad, a pesar de ser un segunda categoría hay rampas del 11%, y es que en Andorra los puertos son cortos pero muros. Subo despacio, muy lento, concentrado, un metro más, uno más, y así hasta el avituallamiento. Allí veo muchos ciclistas sentados, otros tumbados, estamos machacados, pero ya nos queda el último, apenas 20 km. Descanso un poco, cómo desordenadamente, geles, plátanos, etc.,

david-purito2016-3Desciendo e inicio el último ascenso, a pesar de ser solo 10 km no confío en mis fuerzas, y es que a veces no es todo “por mis coj..”, cuando las fuerzas faltan no hay hombría que valga. De todas formas intento subir con inteligencia, no forzar nada, avanzar metro a metro, mirar solo para abajo y no ver las rampas del horizonte. Los primeros kilómetros son terribles, 11%, 10%, etc., duele todo, cuádriceps, pies, espalda, todo. Quedan 2 km, 1 km y una voz me llama desde arriba, ¡mi hermano Pablo! Es como una mano del firmamento que me ayuda a subir, que grande, siempre dándome ánimos, el ha llegado hace dos horas y el pobre ha estado esperando a pesar del cansancio a mi llegada.

Último esfuerzo y entro en meta, casi emocionado y es que después de vaciarme completamente, y a pesar de solo conseguir terminar con un tiempo mediocre, la dureza del recorrido y el mayor desnivel que había subido en mi vida me hacían pensar en el fracaso de la empresa. Gracias también a mi mujer, Jane, que siempre pendiente de mi, de que no me faltara de nada, ha sido y es junto a mi hermano Pablo los bastones de “mi éxito”.

David Nieto Merayo

One Comment

  1. Enhorabuena campeón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Iniciar chat
¿Necesitas ayuda?
* Hola, ¿En qué podemos ayudarte?